Durante el fin de semana, la Comisión de Comunicaciones y Multimedia de Malasia pidió que el juego “Fight of Gods” fuera deshabilitado en Steam por lo que concierne su territorio o serían tomadas más medidas al respecto.

PQube no ha recibido ningún comunicado oficial por parte del gobierno malayo, el cual después del primer aviso ha bloqueado el acceso a Steam en el propio pais para que los usuarios no puedan acceder a “Fight of Gods”.

Por su parte en un comunicado oficial PQube promueve la libertad de elección para todo el mundo y defiende el hecho que se trata de un juego votado al humor que no pretende ofender ninguna etnia o fe religiosa. Por supuesto es respetada la decisión de los usuarios que deciden no jugarlo, pero condenan el hecho que el juego haya sido removido de manera tan forzada y sin ningún comunicado directo para evitar el altercado, terminando con el propio respecto a hacía las reglas y censuras de cualquier territorio.

  • Esta situación abre un gran debate sobre la tolerancia, la ética, el respeto y la libertad. Aunque que raramente exprese mi opinión personal en estas páginas a la hora de escribir una noticia, esta vez lo voy a hacer. En cierto sentido estoy de acuerdo con las acciones tomadas por Malasia, porque la libertad no significa libertinaje, concepto poco claro a muchos. El respeto y la tolerancia deberían ser valores integrados en la educación de las personas ya desde pequeños, y no una excusa para montar un circo mediático tachando el país asiático de censor cuando en primer lugar es el juego de PQube que con su “humor” ofende la fe de millones personas en el mundo de creencias diferentes, cada día motivo de risa para una gran porción de la sociedad que sí defienden otro tipo de aberraciones para que sean aceptadas como algo normal. Si Gila levantara la cabeza estaría decepcionado con el humor de hoy día.