Paulatinamente Bungie ha ido dejando a un lado las viejas plataformas, de hecho la última expansión de Destiny no llegará a las versiones PlayStation 3 y Xbox 360.

Pero el soporte a la antigua generación cesará completamente a partir del 16 de agosto, lo que significa que no habrán más actualizaciones mayores. Desde el mismo día será posible importar la cuenta a PlayStation 4 y Xbox One, pero no será compartida la progresión entre sistemas antiguos y actuales de las respectivas familias.

De la misma manera desde el 16 de agosto no será posible ver los datos del propio personaje desde la web oficial de Destiny para aquellos que sigan jugando en las viejas plataformas y no tendrán acceso a premios especiales. De todas formas los eventos especiales y las actividades de Estandarte de Hierro y las Pruebas de Osiris estarán disponibles hasta finales del agosto.