Como lo prometido es deuda, si todavía no lo habéis visto aquí tenéis el primer episodio de Brotherhood: Final Fantasy XV. 

La única pega es que los subtítulos están solo en inglés, pero vale la pena verlo.