DOOM pone a disposición de los jugadores extensas opciones de personalización que os permitirán expresar vuestros gustos cuando entréis en la arena multijugador el 13 de mayo. Conforme vayáis subiendo de nivel, iréis desbloqueando un montón de equipo, pinturas para las armas y armaduras y muchas cosas más. En el siguiente vídeo podéis descubrir algunas de las opciones de personalización.

DOOM 1000x232

Puede que algunos de vosotros ya hayáis probado el multijugador en la reciente beta cerrada, o quizás hayáis visto algunos de los vídeos del evento. Y muchos más estáis a punto de probar la beta abierta de este fin de semana. Aunque todo esto os dará un pequeño aperitivo del sinfín de opciones de personalización, aquí tenéis una descripción detallada para quienes queráis conocer a fondo el progreso del multijugador de DOOM, desde un novato de nivel uno hasta un experto del rango máximo.

1. Progreso

No hace falta ser el mejor jugador de DOOM para lograr ascender. De hecho, no siempre estaréis en el equipo ganador, pero no pasa nada. La mitad de la experiencia se obtiene simplemente por jugar e intentar ganar. La otra mitad viene como resultado de las bajas obtenidas, a vuestro puesto en el equipo, a si el equipo gana o pierde, a los desafíos completados, y a cualquier distinción que podáis recibir, como Mejor jugador o Más bajas de demonios. En resumen: cuanto más juguéis, más armaduras, armas, equipo y módulos de pirateo desbloquearéis. También podéis conseguir opciones de personalización alucinantes para todo el equipo que os permitirán lucir un aspecto de lo más molón mientras aniquiláis a los rivales.

Al llegar al nivel 50, recibiréis el primer grado y pasaréis a ser de grado 1, nivel 1. Pero, aunque volváis a ser de nivel 1, no perderéis el equipo desbloqueado. Todo cuanto hayáis ganado seguirá en vuestro poder (cada vez que obtengáis un grado, desbloquearéis una insignia especial para que el resto de jugadores sepan a lo que se enfrentan). Con 10 grados y 50 niveles por grado… vaya, que tenéis montones de niveles y de opciones de personalización para desbloquear a medida que vayáis ascendiendo en el escalafón.

2. Armadura y armas

Con casi 300 piezas de armadura de 5 tipos distintos, más de 90 colores de pintura principales y secundarios, y más de 50 patrones para elegir, podéis estar seguros de que vuestro marine de DOOM siempre estará preparado para matar con estilo. Equipadlo con una de las 5 armaduras básicas (de la UAC, demoníaca, de cazarrecompensas, de templario y utilitaria), y elegid vuestras piezas preferidas para el casco, piernas, torso, brazo izquierdo y derecho. Si queréis combinar una coraza de jaguar con piernas escalares, un brazo izquierdo de ocelote y un brazo derecho de gato montés, no hay ningún problema. Mientras hayáis desbloqueado las piezas en cuestión, podréis personalizar al marine a vuestro antojo.

Cuando hayáis escogido vuestra armadura, podréis aplicarle una capa de pintura (o varias), elegir el color principal y el secundario, el patrón de diseño y el color de las luces del traje. El juego también os permite decidir si queréis que la pintura sea mate, brillante o metalizada, así como la intensidad de los colores. Una vez elegidos, se pueden añadir mugre y arañazos a la armadura para que el marine tenga un aspecto más curtido. Podéis mantenerla brillante e impoluta, o hacer que parezca haber pasado por un infierno. Si queréis ver combinaciones disparatadas, podéis personalizar de forma aleatoria todos los detalles de la armadura a partir de las piezas y los diseños de pintura que hayáis desbloqueado.

Personalizar las armas es un proceso bastante parecido al de la armadura. Tendréis 96 colores y 60 patrones entre los que elegir y, al igual que con la armadura, es posible ajustar el desgaste del arma para darle más personalidad. Cada arma está dividida en dos zonas, con detalles en un color secundario, para que podáis experimentar y probar combinaciones de color de lo más exóticas. Las dos zonas se pueden personalizar por separado, con un color plano o con un patrón y dos colores. Luego se pueden aplicar los detalles en otro color plano.

Todo esto permite que, cuando vuestro marine de DOOM pise el campo de batalla, nadie más tenga el mismo aspecto que vosotros.

3. Módulos de pirateo

Todos necesitamos una ayuda de vez en cuando, y ahí es donde entran en juego los módulos de pirateo, que son potenciadores consumibles diseñados para daros una pequeña, pero importante ventaja en multijugador. Los módulos de pirateo son otra forma de personalizar y ampliar la experiencia, ya sea mostrando la salud de los rivales o aumentando súbitamente vuestra velocidad. No es necesario pagar por los módulos: recibiréis dos por completar con éxito una partida.

Cada módulo de pirateo tiene 3 niveles. Los de nivel superior, más escasos, duran más o proporcionan ventajas más importantes que los de nivel inferior, más frecuentes. Los módulos de pirateo no dependen del arsenal elegido, sino que se equipan en la sala, antes de empezar la partida. Podéis elegir un máximo de 4 y, si veis que alguno os gusta especialmente, podéis equipar varias copias del mismo. Solo puede haber un módulo de pirateo en funcionamiento a la vez, y debe ser activado en la pantalla de muerte. Su temporizador no se iniciará hasta que reaparezcáis, y los módulos activos se pueden cancelar con solo elegir otro o la opción Ninguno en la pantalla de muerte.

Estos son algunos de los módulos de pirateo que podréis desbloquear:

  • Temporizador: muestra el tiempo que falta para que los objetos y potenciadores cercanos reaparezcan.
  • Alarma: emite un aviso sonoro que advierte al jugador de que tiene un enemigo cerca.
  • Rastreador: muestra la ubicación de los enemigos a los que el jugador haya herido hace poco.
  • Munición infinita: otorga munición infinita para las dos armas del arsenal de forma temporal.
  • Buscaenergía: muestra los potenciadores aparecidos o soltados, así como las armas potentes, incluso a través de los muros.

Ahora ya conocéis algunos de los módulos de pirateo que se pueden desbloquear, pero habrá muchos más con los que experimentar una vez se haya publicado el juego.

4. Equipo

Además de los módulos de pirateo, también podéis equipar uno de los siete objetos especiales en cada arsenal. Estos van desde las granadas de fragmentación estándar a las nuevas granadas de absorción, que explotan al impactar y crean una gran esfera que consume la salud y la armadura del enemigo y se las transfiere al jugador que lanzó la granada. Esta granada de absorción funciona con un temporizador, y permanecerá activa hasta que el tiempo se agote o algún enemigo la destruya.

No todo el equipo está diseñado para matar. También podéis utilizar elementos no letales que ofrecen apoyo táctico. Por ejemplo, el muro de escudo, que crea una gran barrera protectora que bloquea los disparos en ambos sentidos, además de a los jugadores enemigos. El muro de escudo puede obstruir la mayoría de los accesos, y tiene una altura suficiente como para que los jugadores no puedan sortearlo de un simple salto.

El equipo tiene un tiempo de recarga que empieza en cuanto se lanza o despliega el objeto, aunque morir hace que se restablezca automáticamente. Esto permite usar los objetos al menos una vez por vida.

5. Burlas

A todo el mundo le gusta vacilar un poco (o mucho si os sentís especialmente arrogantes) de vez en cuando. Con más de 125 burlas únicas, podréis hacerlo con estilo. Añadidle 4 burlas distintas a vuestro marine de DOOM para usarlas cuando queráis, ya sea sobre un pedestal al final de una partida, en plan Superman, o bailando sobre los cadáveres de los enemigos abatidos. ¡Expresaos mientras se lo restregáis a vuestros adversarios! Pero claro, debéis tener cuidado al elegir el momento para usar “Que llueva” o “Quitarse el polvo del hombro”, ya que, durante las burlas, seréis completamente vulnerables a los ataques, y alguien podría ofenderse ante vuestra celebración y acabar con vosotros. Y eso sí que sería humillante…