Con el modo competitivo de Overwatch se intenta evaluar las habilidades de los jugadores según la propia habilidad. Pero al parecer el sistema no funciona como debería en ciertos aspectos.

Jeff Kaplan, productor del juego, ha explicado que uno de los problemas es que los jugadores se sienten peores de lo que son por vía de una evaluación menos alta respecto al estándar que podríamos encontrar en un sistema de 0-100, donde 100 es lo más alto. Pero la verdad es que un jugador de nivel 60 en modo competitivo ya se puede considerar parte de la élite.

No se vosotros, pero yo he crecido en Norteamérica, donde todo lo que está por debajo de 80 no es bueno. En el colegio no quería bajar bajo el 80. Al revés, quería llegar a 90 y si bajaba a 60, a lo mejor me suspendían. En nuestro sistema, en cambio, un jugador con skill rating de 60 es muy fuerte.

Parece que el verdadero problema no es que el sistema funcione mejor o peor, sino el modo en el que lo ven los jugadores. De todas formas Blizzard está trabajando para conseguir un sistema que evalúe a los jugadores de manera que se sientan satisfechos.

En realidad como jugador asiduo de Overwatch, lo que más me frustra es perder una gran cantidad de experiencia por un emparejamiento peyorativo, que a pesar del propio rendimiento en partida te penaliza enormemente. Por ejemplo, puedes ser el mejor jugador de la partida de ambos equipos y aún así ser penalizado como el resto de jugadores del equipo perdedor. Por muy bueno que un jugador sea no puede enfrentarse solo a otros seis personajes. En mi opinión esa es una de las razones por las que los jugadores se sienten infravalorados.