Después del desmantelamiento por parte de Sony Computer Entertainmente, Evolution Studios, responsable del reciente DRIVECLUB para PlayStation 4, ha encontrado una nueva casa: Codemasters.

Una solución perfecta para ambos estudios, cuya especialización son los simuladores de carreras (casi como si les corriera gasolina en las venas en vez de sangre).

Entre los varios miembros que se unirán a “Codies” destaca la figura de Mick Hocking que cubrirá la posición de VP Product Development. Y sobretodo estará Paul Rustchynsky que seguramente mantenga su puesto de game director durante el desarrollo de la próxima gran IP en la que seguramente ya están trabajando.