Desde su págine web oficial, Remedy Entertainment ha comunicado los resultados económicos del último año fiscal, registrando beneficios por valor de 16,4 millones de euros, un 19,4% más respecto al año precedente gracias al lanzamiento de Quantum Break.

Pero la parte realmente interesante de su comunicado es que el estudio está trabajando en dos juegos. El primero es una secuela de uno de los juegos más populares del estudio junto a la editorial korenana Smilegate, especializada en juegos online y juegos móviles, por lo que seguramente se pueda tratar de una secuela de Death Rally lanzado para iOS en 2011.

Por otra parte también se ha hablado de un juego cuyo nombre en clave es “P7”, pero no se sabe si se trata de una nueva propiedad intelectual o de la rumoreada secuela de Alan Wake. En cualquier caso se está trabajando para llevar este juego también a PlayStation 4 con la evolución de su motor gráfico “Northlight”.