Desde hace algunos años Ubisoft y Patrice Désilets, uno de los creadores de Assassin’s Creed, habían iniciado una batalla legal por los derechos y control de la propiedad intelectual 1666: Amsterdam, en la cual Désilets estaba trabajando antes de dejar el coloso franco-candiense.

Désilets ha retirado la denuncia en cambio de los derechos sobre el proyecto, el control creativo y el control comercial de 1666: Amsterdam, por lo que se encargará de la supervisión, mientras el título es desarrollado por los estudios Ubisoft en Montreal y Quebec.

De todas formas, el padre de Assassin’s Creed, está completamente centrado en la creación de Ancestors: The Mankind Odyssey con su nuevo estudio independiente Panache Digital. En este caso se trata de una aventura que nos llevará a revivir los momentos más importantes de la raza humana y las varias civilizaciones que han existido a los largo de los siglos.

1666-Amsterdam-260416-001